August 19, 2015

Please reload

Entradas recientes

Cuando nace una madre... ¡Volvemos a casa!

 

“Después de un mes maravilloso y confortable en casa de mis suegros, recibiendo las visitas de mi familia y de los amigos más cercanos, la vuelta a casa fue una experiencia relajante y sobre todo deseada. Solo una pregunta daba vueltas en mi cabeza: ¿y ahora qué? Ahora sí que empezaba nuestra aventura…”

 

Nueve meses son un periodo muy largo, donde la mujer tiene tiempo de dar vuelta en su cabeza a preguntas sobre cómo será su bebe y qué tipo de madre será ella; mil dudas empiezan a rebotarle dentro, una en particular: ¿seré una buena madre? ¡Por supuesto que sí! Cualquiera que se preocupe por ello ya ha dado un gran paso para serlo. El amor incondicional, tener sentido común y ser responsable; estos son los ingredientes principales para esta nueva receta. Y sobre todo mucha paciencia cuando al niño le da por llorar sin razón aparente.

En el artículo anterior, hemos visto como la mente de la neo mama se trasforma poco a poco dando origen a una nueva imagen de sí misma que le cambiará totalmente su vida interior reorganizando lo que queda de la antigua. La historia personal de la mujer, debida a la educación recibida en la familia de origen, y en particular la relación con la propia madre, son una influencia muy grande que se transmiten en la relación con el recién nacido, pero muchos otros aspectos hacen inclinar la balanza. ¿Cuáles son los miedos y cuales las mayores preocupaciones por una neo madre, ya de vuelta a casa con su bebe?

 

Empieza la aventura en casa

La vuelta a casa del hospital después del parto no es la última etapa si no el comienzo de esta empresa que es la maternidad. Así es para las madres primerizas como para las más experimentadas, dado que la experiencia de ser madre puede ser vivida de forma distinta con cada hijo. Y aunque las “mamis” estén muy ilusionadas con sus bebés, también hay que tener en cuenta el cansancio y la vulnerabilidad que les acompañan en este momento. Las preocupaciones sobre el cuidado de la criatura y los consecuentes cambios de humor son totalmente normales siempre que estén dentro de unos límites de intensidad y de persistencia en el tiempo.

La manera de pensar y de comportarse de la neo madre viene dictada por esta nueva forma mentis que se ha creado durante los meses anteriores, así como la manera de ver el mundo. Muchas madres descubren de pronto una capacidad de adaptación y de resistencia que ni siquiera pensaban tener, y a pesar del cansancio físico y mental, se disfrazan de guerreras y salen a luchar 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año.

 

“El instinto materno suele aparecer de repente tras el nacimiento de un bebé, pero una cosa que he descubierto, en las primeras semanas de vida de Vittoria, es cómo los nueve meses de embarazo te preparan y te desarrollan una buenísima capacidad de adaptación. A pesar de las miles preocupaciones, he conseguido conformarme con cualquier tipo de situación y circunstancia, buena o mala que sea…”

 

Los problemas más comunes que pueden preocupar en este momento están relacionados con el cuidado general del bebé y con la comida.

¿Estará tomando la cantidad correcta de leche? No está cogiendo el peso que debería…

¿Por la noche es mejor que duerma boca arriba o de lado? Podría ahogarse con alguna regurgitación…

Tiene la piel muy delicada y se irrita fácilmente, ¿Qué crema puedo ponerle?

Todas estas dudas son muy frecuentes y seguro que vuestro pediatra de confianza puede solucionaros el problema en la mayoría de los casos.

Primer consejo: que el miedo no os agobie ni os atrape en sus redes. La imprevisibilidad que presenta vuestro bebé en muchas circunstancias aumenta la alerta constante que nos caracteriza en este periodo, a veces innecesaria, afectando a una condición de mayor vulnerabilidad. Por esta razón, es muy importante descansar (claramente cuando la situación y el bebé nos lo permite) y organizarse en esta nueva rutina diaria.

Otro consejo en este sentido: para quien pueda permitírselo, pedir ayuda. O, directamente, aceptar la que os ofrezcan. Si bien es verdad que por un lado, mucha gente en casa resultan ser muchas cabezas que piensan y que opinan según su propia experiencia, la presencia o el consejo de una persona en la que confiáis totalmente es una ayuda útil y practica que puede solucionar un problema en el momento adecuado y evitar un estrés superfluo, como simplemente echar un vistazo al niño mientras vosotras os pegáis una ducha en tranquilidad. Y no nos olvidemos del gran apoyo que os pueden proporcionar vuestras parejas.

 

El vinculo materno.

 

¡Cada vez que me sonries me voy a enamorar de ti! Esto es lo que le digo a mi pequeña todas las veces que me regala una sonrisa...Nos pegamos paseos muy largos dentro y fuera de casa para que pueda empezar a descubrir el mundo y me encanta que preste atención a todo lo que tiene alrededor. La terraza parece ser su sitio favorito: el cielo celeste y las flores de muchos colores la distraen y la tranquilizan. Cuando llega el atardecer le canto una canción y se queda dormida entre mis brazos. Esa sensación de paz y serenidad plena que me proporciona es una de las mejores que haya probado en mi vida.”

 

 

El cuidado, el enamoramiento, el apego y la empatía; estos son los elementos que van creando esta relación intima y profunda, esta sinergia que ligará la madre con su hijo para siempre, y cuando esto no es posible, será entre el bebé y otro principal cuidador. El vinculo materno nace de forma totalmente espontanea a través de los cuidados cotidianos y de los pequeños juegos entre los dos. Los sonidos, el olor de la madre, así como una sonrisa o un intercambio de miradas, ayudan a experimentar y desarrollar sentimientos de intimidad y de amor reciproco. Muchos factores entran en juego en la formación de este vínculo, cada uno plasmando al otro como en una espiral de eventos. Procesos biológicos y cambios hormonales, recuerdos infantiles y sentimientos actuales, todo influye en la manera de ser madre y de responder a las necesidades del bebé, instaurando un tipo de apego respeto a otro. asimismo, dentro de esta relación tan especial, el niño empiezará a experimentar sus primeras emociones.

 

¿Qué os parece si hablamos de ese vinculo tan importante en el próximo artículo?

 

Y si también queréis hablarme del vuestro con vuestros hijos, o con vuestras madres, no dudéis en contactar conmigo.

 

 

 

 

 

 

Image1: 'Just so happy'

http://www.flickr.com/photos/didmyself/4827832400/in/album-72157622368425769/ Found on flickrcc.net

 

Image2: Biblioteca personal de la Autora, (Todos los derechos reservados).

 

Image3: 'Happy motherhood'

http://www.flickr.com/photos/48450255@N08/5180389419  Found on flickrcc.net

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo

(+34) 618 54 96 73

francesca@magaripsicologia.com

  • Facebook Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • LinkedIn Social Icon

Aviso legal y protección de datos.

© Todos los derechos reservados.